¿Cuáles son las ventajas de un buen diseño de identidad corporativa?

El diseño de una buena identidad corporativa para nuestro negocio es imprescindible en términos de reconocimiento, posicionamiento y diferenciación. La comunicación visual se ha convertido en un elemento diferenciador en un entorno tan competitivo como ante el que nos encontramos en la actualidad. Por lo que su importancia es máxima.

En contra de la creencia general, el diseño de la identidad corporativa de nuestro negocio va mucho más allá de la importancia de escoger un logo. Las empresas necesitan que su identidad corporativa vaya en consonancia con sus valores, su filosofía y el tipo de actividad que llevan a cabo. Integrándose como una de las partes más importantes que podemos encontrar en cualquier negocio. Por lo que todas las partes que intervienen durante el proceso de diseño desprenden una gran importancia.

¿Qué es la identidad corporativa y por qué es tan importante?

La identidad corporativa va mucho más allá del logo. Su desarrollo está relacionado con asuntos culturales y organizacionales que son relevantes para nuestra compañía. Un buen diseño de identidad corporativa debe reflejar, también, los valores, la filosofía y los objetivos de la empresa. Así como los elementos o la actividad que actúa como aspecto diferenciador.

Su importancia es máxima. Y es que los valores que identifiquen a la misma no solo deben estar presentes en nuestra página web. Sino que cualquier comunicación que se realice debe continuar una misma filosofía: desde una acción de marketing hasta las publicaciones en las redes sociales. Todo debe respirar una misma coherencia que sea intangible para el conjunto de las acciones a desarrollar.

¿Cuáles son las ventajas de contar con un diseño de identidad corporativa en nuestro negocio?

Transmite una identidad de marca

Cuando confiamos nuestras necesidades en una agencia especializada en el diseño de identidad corporativa, son muchos los elementos que se tienen en cuenta durante todo el proceso. En el manual de identidad corporativa deben quedar integrados no solo los colores que formarán parte de nuestra imagen visual. También se debe analizar el tipo de fuente con el que se llevará a cabo toda la comunicación. O, en el caso de que los hubiese, los relieves o las texturas que se utilizarán.

Durante todo el proceso se persigue el objetivo de que nuestra imagen sea reconocible, además de generar confianza en nuestros clientes. Nuestra imagen corporativa debe quedar alineada, por tanto, a los productos y servicios que ofrecemos.

Capta la atención de tus clientes, no vayas tras ellos

Que nos encontramos inmersos en un escenario en el que la competencia sea más agresiva que nunca no implica que debamos perseguir a nuestros clientes potenciales para conseguir nuevas cuentas.

Uno de los principales beneficios que podemos encontrar con un diseño de identidad corporativa que haya sido bien trabajada que es será nuestra propia identidad la que nos permita captar la atención de nuestros clientes.

¿Qué te diferencia del resto de los competidores con los que compartes actividad?

La diferenciación es uno de los elementos más determinantes cuando el cliente debe escoger entre diferentes servicios. En tu identidad corporativa debe quedar reflejado cuál es el elemento que te hace diferente. No hay mejor forma de diferenciarte de tus competidores que a través del diseño.

Son muchos los elementos que intervienen a la hora de diseñar una identidad corporativa que vaya acorde con nuestra línea de negocio. Realizar un análisis previo para sentar las bases sobre las que vertebrar el diseño será clave para poder alcanzar el resultado deseado. Confiar en una agencia especializada, la mejor inversión por la que podemos optar.